LA VOZ DE LA CONCIENCIA – EL PODER DEL PUEBLO

la voz el poder del pueblo

La hora en que el pueblo debe ejercer el poder que le corresponde ha llegado. Como sociedad hemos recorrido un largo y tortuoso camino a lo largo de siglos de historia, hemos hecho un duro proceso de maduración y ya no se puede posponer por más tiempo el proclamar nuestra mayoría de edad como pueblo soberano. En este sentido, desde La Voz de la Conciencia, abogamos por declinar la responsabilidad de las decisiones importantes a quienes corresponde: el pueblo.

La democracia actual es a toda luz insuficiente y la prueba radical de este hecho es el gigantesco grado de desafección política y descontento por parte de la ciudadanía respecto de todos los referentes políticos. La voz popular coincide en que todos los gobiernos son malos en mayor o menor grado, ninguno cumple con su palabra y gobiernan de espaldas al pueblo. Con esta certeza, los ciudadanos, acudimos a las urnas a votar la opción menos mala o menos destructiva dependiendo del lugar en que cada cual se sitúe según su visión ideológica o pragmática. Pero muy pocos son quienes realizan el único acto de auténtica soberanía popular con verdadero entusiasmo y sintiendo la certeza de identificarse de corazón con un mensaje.

volcn-erupcin1

En nuestro Sistema, el poder político decide los asuntos importantes que atañen directamente a nuestra vida cotidiana. Y no lo hace con nosotros, el pueblo, sino que, reunidos con élites económicas y políticas, lobbys financieros y de todo tipo, decide por nosotros. Y lo peor es que ni siquiera nos comunican en qué términos, con qué intención y qué aspectos fundamentales se trata. El secretismo en todas top secret1las áreas es escandaloso. Y esa es la consecuencia visible del pensamiento interior del Poder. En primer lugar, sólo quien quiere engañar y manipular emplea el secreto sobre asuntos que incumben a los demás, pero también, quien considera que aquellos que tiene en frente -no de su parte- no son capaces de comprender y su juicio no es apto. Que los gobiernos trabajan en la oscuridad y el secretismo es un hecho. Y que lo hacen con el fin de engañar y manipular, también. Argumentan que actúan por el bien común pero en el fondo de sus mentes opinan que la sociedad no es capaz y que los intereses de ésta no son compatibles con aquellos intereses de las corporaciones que hoy por hoy mandan en el mundo. Entonces, con el propósito de crear una falsa apariencia de libertad se constituye la democracia tal como la conocemos y relegan nuestro derecho fundamental a decidir nuestro destino a una votación cada cuatro años, momento en el que sólo se nos permite escoger entre un abanico de posibilidades acotado que en escasas ocasiones coincide con nuestro sentir interior como individuos y como colectivo.

votarEn La Voz de la Conciencia nos importa mucho la autentica libertad y por esta razón deseamos ver aplicado este ideal superior en la vida cotidiana, con medidas prácticas y acciones concretas. Creemos en el resurgir del poder del pueblo y pensamos que la vida política del país debe ser compartida por todos los ciudadanos, y estos deben sentir en su interior la certeza de que su voz es realmente escuchada y su opinión soberana acatada. En La Voz de la Conciencia abogamos por varias medidas que contribuyan a hacer efectivo el empoderamiento del pueblo, pero de entre todas queremos destacar una: somos partidarios de instaurar un sistema de consultas populares -referéndums- para tomar aquellas decisiones importantes que afectan a la vida y al devenir de la sociedad. Somos conscientes de que muchos opinan que no estamos preparados para asumir esta responsabilidad, que somos inexpertos, caprichosos, indolentes y que una medida así podría impedir ejercer con eficacia y agilidad la labor de gobierno, pero nosotros creemos que para erguirnos como pueblo soberano y responsable debemos ineludiblemente asumir la toma de cementerio-guerra123decisiones. Tal vez cometamos errores, también los cometen los políticos. ¿Acaso no nos han conducido a sucesivas crisis de mercados y trabajo? ¿Acaso no han generado guerras en las que ha muerto el pueblo? ¿Acaso no han convertido la corrupción en un mal endémico de todos los gobiernos? Rotundamente, para condenarnos a ser esclavos de por vida para pagar un techo mejor nos dejan llevar nuestros asuntos y aupamos a los cargos relevantes a hombres y mujeres de conciencia.

timn2Como sociedad debemos madurar del mismo modo que debe hacerlo el joven que alcanza la edad adulta y coge el timón de su vida. Y deberemos aprender a elegir referentes con visión y que sepan plantear con acierto las situaciones, aconsejar y explicar las posibles consecuencias de cualquier opción antes de tomarse. Pero al pueblo nos corresponde la última palabra y al mismo tiempo, la responsabilidad de nuestras decisiones y las consecuencias que de ellas se deriven, para bien y para mal.

Por supuesto que no se trata de sumirnos en un vocerío en el que se someta a votación hasta el más nimio detalle, pero sí de decidir acerca de lo importante y, sobre todo, de activar mecanismos que permitan llevar a sufragio las cuestiones significativas.

No podemos continuar con el actual modelo político porque está agotado. Muy pocos son los que creen que el gobierno les representa y sucede lo mismo con los partidos políticos. En La Voz de la Conciencia apoyamos los referéndums o votaciones-filaconsultas populares para los asuntos importantes y, a este efecto, el pueblo debemos responder masivamente a esas consultas porque ahí está nuestro poder y autogobierno real. Porque ése es el camino para conseguir que los dirigentes y los políticos se acerquen a la calle, estén en contacto con el pueblo y no se separen de él. Porque mediante las consultas obligamos al Poder a tenernos más en cuenta. Porque mediante las consultas haremos que el perfil del político cambie desde el actual demagogo bienintencionado -o no-, hasta hombres y mujeres de honor, libres y no dominados por partidismos. Porque mediante las consultas podemos orientar nuestros pasos y hacer del país lo que nosotros queramos en vez de aquello que quieran los políticos. Y porque mediante las consultas podemos conseguir algo de vital importancia como sociedad: superar los enfrentamientos que tanto nos impiden alzar el vuelo. Así, cuando tratemos un tema concreto y lo valoremos nos daremos cuenta que más allá de ideologías tenemos puntos de encuentro para la inmensa mayoría como son la justicia y los valores morales.

Elegir es tomar consciencia y ése es el despertar interior del ser humano que fomenta La Voz de la Conciencia. Quienesmigracion2 deseen seguir viviendo en la inconsciencia, pensando que sus actos no tiene la menor importancia, son libres de hacerlo, después que no se quejen ni maldigan sus circunstancias. Pero para quienes es una necesidad vital la elevación espiritual y la madurez, el camino es escuchar la voz de su conciencia, elegir y actuar. <>.

La hora en que el pueblo debe ejercer el poder que le corresponde ha llegado. Como sociedad hemos recorrido un largo y tortuoso camino a lo largo de siglos de historia, hemos hecho un duro proceso de maduración y ya no se puede posponer por más tiempo el proclamar nuestra mayoría de edad como pueblo soberano. En este sentido, desde La Voz de la Conciencia, abogamos por declinar la responsabilidad de las decisiones importantes a quienes corresponde: el pueblo.

Anuncios
la voz el poder del pueblo 

La hora en que el pueblo debe ejercer el poder que le corresponde ha llegado. Como sociedad hemos recorrido un largo y tortuoso camino a lo largo de siglos de historia, hemos hecho un duro proceso de maduración y ya no se puede posponer por más tiempo el proclamar nuestra mayoría de edad como pueblo soberano. En este sentido, desde La Voz de la Conciencia, abogamos por declinar la responsabilidad de las decisiones importantes a quienes corresponde: el pueblo.

La democracia actual es a toda luz insuficiente y la prueba radical de este hecho es el gigantesco grado de desafección política y descontento por parte de la ciudadanía respecto de todos los referentes políticos. La voz popular coincide en que todos los gobiernos son malos en mayor o menor grado, ninguno cumple con su palabra y gobiernan de espaldas al pueblo. Con esta certeza, los ciudadanos, acudimos a las urnas a votar la opción menos mala o menos destructiva dependiendo del lugar en que cada cual se sitúe según su visión ideológica o pragmática. Pero muy pocos son quienes realizan el único acto de auténtica soberanía popular con verdadero entusiasmo y sintiendo la certeza de identificarse de corazón con un mensaje.

volcn-erupcin1

En nuestro Sistema, el poder político decide los asuntos importantes que atañen directamente a nuestra vida cotidiana. Y no lo hace con nosotros, el pueblo, sino que, reunidos con élites económicas y políticas, lobbys financieros y de todo tipo,  decide por nosotros. Y lo peor es que ni siquiera nos comunican en qué términos, con qué intención y qué aspectos fundamentales se trata. El secretismo en todas las áreas es escandaloso. Y esa es la consecuencia visible del pensamiento interior del Poder. En primer lugar, sólo quien quiere engañar y manipular emplea el secreto sobre asuntos que incumben a los demás, pero también, quien considera que aquellos que tiene en frente -no de su parte- no son capaces de comprender y su juicio no es apto. Que los gobiernos trabajan en la oscuridad y el secretismo es un hecho. Y que lo hacen con el fin de engañar y manipular, también. Argumentan que actúan por el bien común pero en el fondo de sus mentes opinan que la sociedad no es capaz y que los intereses de ésta no son compatibles con aquellos intereses de las corporaciones que hoy por hoy mandan en el mundo. Entonces, con el propósito de crear una falsa apariencia de libertad se constituye la democracia tal como la conocemos y relegan nuestro derecho fundamental a decidir nuestro destino a una votación cada cuatro años, momento en el que sólo se nos permite escoger entre un abanico de posibilidades acotado que en escasas ocasiones coincide con nuestro sentir interior como individuos y como colectivo.

votartop secret1

En La Voz de la Conciencia nos importa mucho la autentica libertad y por esta razón deseamos ver aplicado este ideal superior en la vida cotidiana, con medidas prácticas y acciones concretas. Creemos en el resurgir del poder del pueblo y pensamos que la vida política del país debe ser compartida por todos los ciudadanos, y estos deben sentir en su interior la certeza de que su voz es realmente escuchada y su opinión soberana acatada. En La Voz de la Conciencia abogamos por varias medidas que contribuyan a hacer efectivo el empoderamiento del pueblo, pero de entre todas queremos destacar una: somos partidarios de instaurar un sistema de consultas populares -referéndums- para tomar aquellas decisiones importantes que afectan a la vida y al devenir de la sociedad. Somos conscientes de que muchos opinan que no estamos preparados para asumir esta responsabilidad, que somos inexpertos, caprichosos, indolentes y que una medida así podría impedir ejercer con eficacia y agilidad la labor de gobierno, pero nosotros creemos que para erguirnos como pueblo soberano y responsable debemos ineludiblemente asumir la toma de decisiones. Tal vez cometamos errores, también los cometen los políticos. ¿Acaso no nos han conducido a sucesivas crisis de mercados y trabajo? ¿Acaso no han generado guerras en las que ha muerto el pueblo? ¿Acaso no han convertido la corrupción en un mal endémico de todos los gobiernos? Rotundamente, para condenarnos a ser esclavos de por vida para pagar un techo mejor nos dejan llevar nuestros asuntos y aupamos a los cargos relevantes a hombres y mujeres de conciencia.

cementerio-guerra123

Como sociedad debemos madurar del mismo modo que debe hacerlo el joven que alcanza la edad adulta y coge el timón de su vida. Y deberemos aprender a elegir referentes con visión y que sepan plantear con acierto las situaciones, aconsejar y explicar las posibles consecuencias de cualquier opción antes de tomarse.  Pero al pueblo nos corresponde la última palabra y al mismo tiempo, la responsabilidad de nuestras decisiones y las consecuencias que de ellas se deriven, para bien y para mal.

timn2

Por supuesto que no se trata de sumirnos en un vocerío en el que se someta a votación hasta el más nimio detalle, pero sí de decidir acerca de lo importante y, sobre todo, de activar mecanismos que permitan llevar a sufragio las cuestiones significativas.

No podemos continuar con el actual modelo político porque está agotado. Muy pocos son los que creen que el gobierno les representa y sucede lo mismo con los partidos políticos. En La Voz de la Conciencia apoyamos los referéndums o consultas populares para los asuntos importantes y, a este efecto, el pueblo debemos responder masivamente a esas consultas porque ahí está nuestro poder y autogobierno real. Porque ése es el camino para conseguir que los  dirigentes y los políticos se acerquen a la calle, estén en contacto con el pueblo y no se separen de él. Porque mediante las consultas obligamos al Poder a tenernos más en cuenta. Porque mediante las consultas haremos que el perfil del político cambie desde el actual demagogo bienintencionado -o no-, hasta hombres y mujeres de honor, libres y no dominados por partidismos. Porque mediante las consultas podemos orientar nuestros pasos y hacer del país lo que nosotros queramos en vez de aquello que quieran los políticos.  Y porque mediante las consultas podemos conseguir algo de vital importancia como sociedad: superar los enfrentamientos que tanto nos impiden alzar el vuelo. Así, cuando tratemos un tema concreto y lo valoremos nos daremos cuenta que más allá de ideologías tenemos puntos de encuentro para la inmensa mayoría como son la justicia y los valores morales.

votaciones-fila

Elegir es tomar consciencia y ése es el despertar interior del ser humano que fomenta La Voz de la Conciencia. Quienes deseen seguir viviendo en la inconsciencia, pensando que sus actos no tiene la menor importancia, son libres de hacerlo, después que no se quejen ni maldigan sus circunstancias. Pero para quienes es una necesidad vital la elevación espiritual y la madurez, el camino es escuchar la voz de su conciencia, elegir y actuar. <<Porque aquí sus actos son la fuerza de esta transformación>>.

migracion2

Fuente: http://www.elalbor.com/

Apoteósica conferencia de Robinson Devia de La Voz de la Consciencia en el cierre del V Congreso

Apoteósica conferencia de Robinson Devia de La Voz de la Consciencia en el cierre del V Congreso de Ciencia y Espiritu.

Nunca habia pasado nada parecido en ningún otro congreso anterior, todos los hombres llorando, las mujeres ni digamos. a fuerza que imprimió Robinson, cuando sale del corazón, no puede causar otra cosa. Y aqui el articulo escrito por German Martín, autor del libro Duna

LA VOZ DE LA CONCIENCIA en España
Escrito por Germán
Martes 30 de Noviembre de 2010 09:03
la voz de la conciencia1 

La Voz de la Conciencia se constituye como asociación en España en noviembre del año 2010. La visita a Barcelona de los representantes colombianos de este movimiento, encabezados por Robinson Devia González, con motivo de su ponencia en el congreso de Ciencia y Espíritu que se celebró ese mismo mes, ha sido el detonante que ha hecho aflorar un sentir que permanecía aislado y recluido en el interior de muchos hombres y mujeres en España. Su mensaje es sencillo y rotundo. Por encima de cualquier ideología propugnan la elevación moral del individuo como punto de partida de una imparable r-evolución social. Dos líneas claramente definidas e indisociables son los pilares de este movimiento que se asoma con fuerza al mundo y resuena en el interior de millones de personas: el despertar de la conciencia del ser humano y <<El resurgir del poder del pueblo>>. Con un mensaje honesto, surgido de las mismas gentes del pueblo, el movimiento de La Voz de la Conciencia se ha convertido en la voz real, sin filtros ni interpretaciones políticas, del sentir interior de la sociedad civil.

logo la voz de la conciencia

La Voz de la Conciencia en España se propone trabajar en cualquier área, sin exclusión, que propicie este despertar de la conciencia personal y colectiva. Los voluntarios de este movimiento están convencidos de que sólo es posible realizar cambios reales en nuestra sociedad y en la relación de esta con el poder político si cultivamos como pueblo valores morales y comprendemos que sin el camino interior, el ser humano queda a expensas de sus bajezas y de las influencias y las manipulaciones externas. Podemos afirmar con certeza que el empoderamiento del pueblo es un hecho que sucede de manera progresiva y natural en la misma medida en que este aumenta su grado de consciencia. A mayor desarrollo moral de los individuos, mayor cota de poder del pueblo. Una sociedad coherente con sus principios y con una moral interior sólida no precisa que nadie le indique qué debe pensar ni qué decisiones tomar puesto que sabe lo que quiere porque es facultad intrínseca del ser evolucionado reconocer lo correcto y lo justo.

la voz de la conciencia2

En esta línea, La Voz de la Conciencia en España se compromete con el desarrollo completo de las personas como seres individuales y también con el conjunto de la sociedad. Pero por encima de todo, La Voz de la Conciencia nace para que sea escuchado el sentir de muchas almas en España. La primera razón de existir de este movimiento es sacar a la luz aquella voz que queda recluida y se pierde sin ser oída y sin embargo clama en la soledad de cada ser. Una voz que muchas veces cae en el olvido, ensordecida por el abrumador ruido exterior, pero que basta con ser pronunciada por otra voz anónima para que se reconozca como propia, como la verdad que vibra en el propio corazón. La voz de la conciencia es la voz interior de la que fuimos deliberadamente apartados, aquella voz que nace del espíritu.

la voz de la conciencia3

La Voz de la Conciencia en España desea comenzar su singladura poniendo voz a un problema que condiciona por completo nuestra vida y nuestro destino como sociedad. Tenemos la certeza de que para alcanzar el empoderamiento como pueblo y la auténtica libertad debemos elevarnos todos por encima de las ideologías y los nacionalismos cualquiera que sea su signo. Estas dos heridas sangrantes en nuestra alma colectiva nos mantienen divididos y enfrentados como sociedad y lo peor del caso es que nosotros accedemos a ese juego destructivo y comulgamos con esas ruedas de molino. Desde el Poder fomentan nuestro enfrentamiento a sabiendas de que sólo así pueden evitar que como pueblo asumamos nuestro poder real y cumplamos con nuestro destino. Emplean el miedo y nos hacen sentir atacados para terminar creando la realidad que les conviene y así seguir manejando los hilos. Desde que España, esto es, la sociedad española, se dividió y enfrentó por los excesos de unos y los odios de otros, dejamos de existir como entidad espiritual del mismo modo que un ser humano que actúa sin principios, sin coherencia y se ahoga en contradicciones pierde su palabra y quiebra su espíritu. El resurgir del poder del pueblo es también el resurgir del espíritu. La izquierda, la derecha y los nacionalismos no sólo jamás nos llevarán a la realización como sociedad, sino que actúan a modo de losas que nos impiden abrir nuestros ojos, nuestra mente y nuestro espíritu y alzarnos como hombres libres.

guerra_civil

Debemos tomar conciencia de que nuestra vida cotidiana y nuestro futuro los construimos juntos. Nuestra voz dice basta a la división y al enfrentamiento. Como sociedad debemos dejar de lado a la casta política que vive de estas miserias. Tenemos que elevarnos y exigir con fuerza que aquellos servidores que pongamos a la cabeza sean hombres y mujeres de honor muy por encima de cualquier ideología. De este modo alcanzaremos logros ahora impensables como sociedad y contribuiremos a hacer grande un movimiento responsable que aboga desde cada alma por el resurgir de un pueblo capaz de gobernarse y de decidir su propio destino.

pennsula ibrica

La Voz de la Conciencia nos dice: ¡A ti te llegó la hora de gobernar! Demos una lección de madurez y evolución. Seamos dignos y merezcamos nuestro Gobierno y nuestra libertad.

cculo humano1

El autor:

http://www.elalbor.com/